Jaén es conocida por sus mares de olivos, por su rico patrimonio natural, monumental y gastronómico, pero en esta ocasión te voy a mostrar tres tesoros prehistóricos de la provincia de Jaén que me dejaron sin palabras: las Tumbas Principescas de Toya, el Oratorio Visigodo de Valdecanales y la enigmática Muralla Ciclópea de Ibros. Estos sitios arqueológicos nos transportan a épocas antiguas y nos permiten explorar la fascinante historia de esta provincia.

En mi reciente Ruta por el Renacimiento del Sur en la provincia de Jaén también tuve la ocasión de visitar estos lugares tan especiales.

Tesoros prehistóricos de la provincia de Jaén

Los Íberos fueron un conjunto de pueblos que ocuparon el Levante y el sur peninsular entre los siglos VII y I a.C. Todos ellos eran diferentes entre sí, pero poseían una cultura con rasgos comunes que los diferenciaban de celtas y celtíberos.

Habitaron de forma importante la provincia de Jaén, esto hizo que en la actualidad las tierras jienenses cuenten con una importante cantidad de restos íberos de relevancia. Fortificaciones, monumentos funerarios, ciudades, altares y otros elementos dignos de visitar.

En esta ocasión vamos a visitar tres lugares, quizás no tan conocidos, pero con una importancia arqueológica impresionante.

Las Tumbas Principescas de Toya y Hornos

Tumba principesca de Toya (3)

Muy cerquita de Peal de Becerro en Jaén, se encuentra un enclave geográfico que fue habitado por Fenicios, Griegos, Íberos y Romanos por la importancia estratégica por ser zona de comunicación del Alto Guadalquivir con la parte oriental de Granada.

Es aquí donde se encuentran las Tumbas Principescas de Toya y Hornos, un testimonio de la civilización Íbera que floreció en la península ibérica hace más de dos mil años.

La Tumba principesca de Toya

Fue en 1.908 cuando un campesino que estaba arando encontró la entrada de la tumba enterrada en el montículo llamado Cerro de la Horca siendo declarada Monumento histórico artístico en 1918 después de años de expolio.

Esta tumba a la que se accede por una rampa en curva descendente, es casi cuadrada y mide aproximadamente cinco metros de ancho.

Está construida con grandes piedras calizas traídas de la cantera del Cerro del Castillo de Toya, colocadas una sobre otra sin ningún tipo de argamasa.

Tumba principesca de Toya (1)

Se observan tres naves, una central y dos laterales y se aprecian poyos o mesas que sirvieron para colocar las urnas cinerarias y otras piezas de cerámica. También se encontraron restos que conformaban el ajuar como la rueda de un carro de hierro, un casco de bronce, diversas armas incompletas, alhajas y una interesante pieza; una figura de un cuadrúpedo de piedra caliza, conocido como la «Bicha de Toya», expuesto en el Museo Arqueológico Nacional.

Se distinguen distintas estructuras como molduras y tallas, unas más importantes que otras, diferenciando el enterramiento del príncipe y de su consorte.

Los elementos arquitectónicos la relacionan con Grecia, Asia Menor, Egipto y en especial con las culturas etrusca y fenicia.

Según los estudios, la Tumba principesca de Toya corresponde a una tribu hispano-andaluza del siglo V a II a.C., que vivía bajo el dominio económico de los cartagineses, explicándose así sus admirable síntesis de elementos culturales mediterráneos.

Tumba principesca de Toya (2)

La visita de la Tumba principesca de Toya comienza en Peal de Becerro en el Centro de Interpretación de las Tumbas Principescas de Toya y Hornos, donde, entre otras muchas cosas puedes visitar una réplica a tamaño real de la Tumba de Hornos, ya que esta no es visitable.

Son muy interesantes los videos que ayudan a conocer y dar sentido a los rituales de muerte e incineración que tanto caracterizaba a esta cultura.

Otro de los lugares prehistóricos que he descubierto en esta ruta por la provincia de Jaén en coche eléctrico se encuentra en la pequeña localidad de Rus: El Oratorio Visigodo de Valdecanales

El Oratorio Visigodo de Valdecanales

Oratorio Rupestre de Valdecanales (2)

Si hay un lugar sorprendente y que aún guarda muchos misterios en la provincia de Jaén es el Oratorio Visigodo de Valdecanales.

En las afueras del pequeño pueblo de Rus en el entorno del Pantano de Giribaile y escondido entre olivos se encuentra este lugar que es uno de esos lugares mágicos que esconde la provincia de Jaén.

Para visitarlo puedes ir por tu cuenta, pero lo mejor es concertar una visita guiada desde la Oficina de Turismo de Rus.

Oratorio Rupestre de Valdecanales_interior

Lo primero que me llamó la atención fue el color de esta estructura, un color parecido al barro cocido que daba idea de ser una estructura frágil, y todo lo contrario lleva ahí siglos.

El Oratorio Visigodo de Valdecanales es un conjunto arquitectónico, construido en el siglo VI, formado por tres cuevas excavadas en la roca. Lo que más sorprende es la fachada de la más amplia, con diez arcos tallados sobre la roca. Algunos de ellos conservan su decoración original en forma de concha o arcos.

Oratorio Rupestre de Valdecanales (1)

El Oratorio de Valdecanales es el único de su tipo en el sur de Europa, se piensa que fue usado por monjes eremitas y que fue un lugar de peregrinación. Las recientes excavaciones en el cercano pantano de Giribaile ha sacado a la luz una antigua ciudad visigoda situada a menos de dos kilómetros del oratorio, por lo que se piensa que sería un lugar de culto.

Sin duda un lugar que esconde aún muchos misterios entre sus túneles y recovecos.

Otro de los lugares prehistóricos de la provincia de Jaén es la Muralla Ciclópea de Ibros.

La Muralla Ciclópea de Ibros

Tesoros-prehistoricos-de-la-provincia-de-jaen_Muralla ciclópea de Ibros

La Muralla Ciclópea de Ibros se encuentra en la zona norte del casco histórico del pequeño pueblo de Ibros, en el barrio conocido como “El señorío” un emplazamiento lógico desde el punto de visto estratégico, ya que defendía la zona más vulnerable y más cercana al cauce del río.

Esta muralla con grandes piedras solo unidas con argamasa parece haber sido construida por un gigante, de ahí su nombre.

Este tipo de estructuras ciclópeas se han identificado con torres y recintos fortificados construidos entre los siglos II y I a.C. por los Íberos. Los romanos ya se encuentran en tierras del Guadalquivir en estos siglos por lo que tiene sentido estas grandes estructuras defensivas que delimitan y controlan territorios, caminos, fuentes de agua, e incluso campos de cultivo.

Emociona pensar en la dureza de esos tiempos para que un pueblo, sin medios técnicos, tuviera la necesidad de construir estas estructuras de defensa tan increíbles.

icono excursionSi te gusta la arqueología la provincia de Jaén esconde otros tesoros arquelógicos muy interesantes para visitar:

En el pueblo de Aldeaquemada puedes hacer un tour guiado por las pinturas rupestres de Prado de Azogue

A unos excasos 20 minutos en coche desde Jaén puedes hacer una visita guiada por el Yacimiento de Puente Tablas

Y en la ciudad de Linares puedes hacer una visita guiada por la Ciudad Romana de Cástulo

 

Cápsula Responsable

Estos tesoros arqueológicos de la provincia de Jaén nos ofrecen una ventana única a su rica y diversa historia. A medida que continuamos descubriendo y explorando estos sitios históricos, enriquecemos nuestra comprensión del pasado y fortalecemos nuestro vínculo con las generaciones que nos precedieron. Es esencial proteger y conservar estos tesoros para las futuras generaciones, permitiendo que sigan maravillándose con la riqueza cultural de nuestra tierra.

Comparte este artículo

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.